domingo, 14 de septiembre de 2014

VERY URGENT FROM THE HOSPITAL

VERY URGENT FROM THE HOSPITAL
PLEASE ENDEAVOUR TO USE IT ON LESS-PRIVILEGES, ORPHANAGES AND CHARITY HOME

Actually we have never met before but looking at your profile is what gave me the confident and courage to contact you.

I am writing this mail to you with heavy tears in my eyes and great sorrow in my heart because my Doctor told me that I will die in three months time. I am Mrs. Mariam Muhammad from the People's Republic of China, a widow to late Muhammad Zhou Wong former owner of Petroleum & Gas Company here in Ivory Cost West Africa. I am 63 years old, suffering from long time Cancer of the breast. From all indications my condition is really deteriorating and it's quite obvious that I won't live more than 3 months according to my doctors.

Based on this development I want to will my money which is deposited in a bank, that's all I have left now, I have wholeheartedly decided to donate the entirety of this fund to any devoted Believer or Organization and to achieve this, I need an individual that will utilize this funds adherent for these Purposes. I am in search of a reliable person who will use the Money to build charity organization for the saints and the person will take 20% of the total sum. While 80% of the money will go to charity Organizations and helping the orphanages.

 1: For the sick, less-privileged
   2: For the Widows and the motherless babies
   3: Orphanage or Charity Home

I grew up as an Orphan and i don't have anybody/family member to take care of my wealth. The total money in question is $2.3million dollars. I will provide you with other information's once you indicate your willingness. I want you to always put me in your daily prayer. My happiness is that I lived a life of a worthy and God fearer woman.

Presently, I'm in a hospital here in Ivory Coast, where I have been undergoing treatment for this breast cancer. I want someone, who is God-fearing to use this money for the propagating the good news of God, orphanages and widows, I await your quick response to this mail as this is my last wish to see this funds transferred before my death. Write back as soon as possible, any delay in your reply will give me room in searching for another person for this same purpose. Please assure me that you will act accordingly as I Stated herein.

Yours sincerely.
Mrs. Mariam Muhammad

Ustedes son mis testigos”FUENTE DE INFORMACION,,- http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com

-- "Ustedes son mis testigos"
FUENTE DE INFORMACION,,- http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
"Ustedes son mis testigos —es la expresión de Jehová—." (IS. 43:10)

¿CUÁL ES SU RESPUESTA?
• ¿Cómo fueron testigos de Dios los israelitas?
• ¿Qué significa el nombre de Dios?
• ¿Cómo podemos demostrar que agradecemos el honor de llevar el santo nombre de Dios?

1, 2. a) ¿Qué es un testigo? b) ¿Qué es lo que los medios de comunicación no le han dicho a la gente? c) ¿Por qué no depende Jehová de los medios informativos de este mundo?

¿QUÉ es un testigo? Un diccionario da esta definición: "Persona que ha presenciado una cosa y puede dar a otras seguridad de que ha ocurrido". Por ejemplo, en la ciudad sudafricana de Pietermaritzburg, lleva publicándose más de ciento sesenta años un periódico llamado The Witness (El testigo). El nombre es apropiado, pues el propósito de un periódico es informar con exactitud de lo que ocurre en el mundo. El editor fundador declaró que ese diario diría siempre "la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad".

2 Por desgracia, los medios de comunicación con frecuencia han ignorado o hasta falseado los sucesos más importantes de la historia. Está claro que no han contado la verdad acerca de Dios y de lo que ha hecho. Pero el Soberano del universo no depende de los medios informativos de este mundo. Él dijo mediante su profeta Ezequiel: "Las naciones tendrán que saber que yo soy Jehová" (Ezeq. 39:7). Jehová tiene unos ocho millones de Testigos que informan a personas de todas las naciones de quién es él y de lo que ha hecho y está haciendo por la humanidad. Este ejército de Testigos también anuncia lo que Dios promete hacer para bendecirnos. Al dar prioridad a esta obra, somos fieles al nombre que él nos ha dado. En Isaías 43:10 leemos: "Ustedes son mis testigos —es la expresión de Jehová—, aun mi siervo a quien he escogido".

3, 4. a) ¿Cuándo adoptaron los Estudiantes de la Biblia un nuevo nombre, y cómo se sintieron por ello? (Vea la ilustración del principio.) b) ¿Qué preguntas vamos a analizar?

3 Es un gran privilegio llevar el nombre de Jehová, pues él es el "Rey de la eternidad", Aquel que dice: "Este es mi nombre hasta tiempo indefinido, [...] la memoria de mí a generación tras generación" (1 Tim. 1:17; Éx. 3:15; compare con Eclesiastés 2:16). En 1931, los Estudiantes de la Biblia adoptaron el nombre de testigos de Jehová, y después de eso se publicaron en esta revista muchas cartas de agradecimiento. Una congregación de Canadá escribió: "La buena noticia de que somos testigos de Jehová nos ha emocionado. Estamos decididos a ser dignos de nuestro nuevo nombre".

4 ¿Cómo podemos nosotros demostrar que valoramos el honor de llevar el nombre divino? Por otra parte, ¿cuál es el contexto bíblico del que se toma el nombre testigos de Jehová? Analicemos estas preguntas.

TESTIGOS DE DIOS EN LA ANTIGÜEDAD

5, 6. a) ¿De qué forma eran testigos de Jehová los padres israelitas? b) ¿Qué más debían hacer los padres israelitas? c) ¿Por qué es necesario que los padres cristianos hagan lo mismo con sus hijos?

5 Los israelitas de los días de Isaías eran "testigos" de Jehová, y la nación en conjunto era el "siervo" de Dios (Is. 43:10). Una forma en que los padres israelitas daban testimonio era enseñando a sus hijos lo que Dios había hecho por sus antepasados. Entre las instrucciones para la celebración anual de la Pascua estaba el siguiente mandato: "Cuando sus hijos les digan: '¿Qué significa este servicio para ustedes?', entonces tienen que decir: 'Es el sacrificio de la pascua a Jehová, que pasó por alto las casas de los hijos de Israel en Egipto cuando plagó a los egipcios, pero libró nuestras casas'" (Éx. 12:26, 27). Quizás les explicaran que cuando Moisés le solicitó por primera vez al faraón que les permitiera a los israelitas adorar a Jehová en el desierto, él le respondió: "¿Quién es Jehová, para que yo obedezca su voz y envíe a Israel?" (Éx. 5:2). Por supuesto, también podían decirles que la respuesta a esta pregunta quedó muy clara cuando las 10 plagas arrasaron Egipto y los israelitas escaparon del ejército egipcio en el mar Rojo. Jehová era —y sigue siendo— el Todopoderoso. De ese modo, la nación de Israel fue testigo viviente de que Jehová es el Dios verdadero y de que siempre cumple lo que promete.

6 Sin duda, los israelitas que valoraban el privilegio de llevar el nombre de Jehová relataron estos maravillosos acontecimientos, no solo a sus hijos, sino también a los extranjeros que llegaron a ser sus esclavos. Igualmente importante era que debían enseñar a sus hijos a ser santos, es decir, a vivir de acuerdo con las normas de Jehová. Él les había dicho: "Deben resultar santos, porque yo Jehová su Dios soy santo" (Lev. 19:2; Deut. 6:6, 7). Aquel fue un magnífico ejemplo para los padres cristianos de hoy, pues también deben enseñarles a vivir de tal modo que contribuyan a la alabanza del glorioso nombre de Dios (lea Proverbios 1:8 y Efesios 6:4).

ILUSTRACIÓN 2 (click para ver)

Hablarles de Jehová a nuestros hijos es una forma de honrar su nombre (Vea los párrafos 5 y 6)

7. a) Cuando Israel era fiel a Jehová, ¿qué efecto tenía eso en las naciones vecinas? b) ¿Qué responsabilidad tenemos todos los que llevamos el nombre de Dios?

7 Cuando eran fieles, los israelitas daban un magnífico testimonio a las naciones vecinas acerca del nombre de Dios. Se les había dicho: "Todos los pueblos de la tierra tendrán que ver que el nombre de Jehová ha sido llamado sobre ti, y de veras tendrán miedo de ti" (Deut. 28:10). Pero, en realidad, la historia de la nación fue mayormente un registro de infidelidades. Una y otra vez cayeron en la adoración de ídolos. Se volvieron tan crueles como los dioses cananeos a los que adoraban, de modo que sacrificaron a sus hijos y oprimieron a los pobres. ¡Qué impactante lección para que siempre luchemos por ser santos imitando al Santísimo, ya que llevamos su nombre!

"¡MIREN! YO VOY A HACER ALGO NUEVO"

8. a) ¿Qué le encargó Jehová al profeta Isaías? b) ¿Cómo reaccionó el profeta?

8 Mediante Isaías, Jehová advirtió a los israelitas que Jerusalén, su capital, sería destruida y que ellos serían llevados cautivos. Sin embargo, también predijo que liberaría a su pueblo de una manera asombrosa y que iba a "hacer algo nuevo" (Is. 43:19). Aunque Jehová sabía que aquellos israelitas no iban a arrepentirse, le encargó a Isaías que continuara advirtiéndoles. De hecho, los primeros seis capítulos del libro de Isaías consisten sobre todo en advertencias sobre la destrucción de Jerusalén. Pero Isaías quiso saber hasta cuándo la nación seguiría desobedeciendo. Esta fue la respuesta de Jehová: "Hasta que las ciudades realmente caigan estrepitosamente en ruinas, para estar sin habitante, y las casas estén sin hombre terrestre, y el suelo mismo sea arruinado hasta ser una desolación" (lea Isaías 6:8-11).

9. a) ¿Cuándo se cumplió lo que Isaías profetizó sobre Jerusalén? b) ¿Qué situación actual exige que nos mantengamos despiertos?

9 Isaías recibió esta comisión en el último año del reinado de Uzías, alrededor del 778 antes de nuestra era. Su servicio como profeta duró unos cuarenta y seis años, hasta pasado el 732, bastante después de que Ezequías subiera al trono. Eso fue ciento veinticinco años antes de que Jerusalén fuera destruida en el 607. Como vemos, a la nación de Israel se le avisó con mucha antelación de lo que iba a ocurrirle. Hoy día, Jehová también ha avisado con mucho tiempo a su pueblo de lo que encierra el futuro. Durante ciento treinta y cinco años, desde su mismo primer número, esta revista ha anunciado a sus lectores que pronto acabará el malvado gobierno de Satanás y será reemplazado por el Reinado de Mil Años de Jesucristo (Rev. 20:1-3, 6).

10, 11. ¿Qué profecía de Isaías vieron cumplirse los israelitas que habían estado cautivos en Babilonia?

10 Muchos judíos que obedecieron a Jehová y se rindieron a los babilonios sobrevivieron a la destrucción de Jerusalén y fueron llevados prisioneros a Babilonia (Jer. 27:11, 12). Allí, unos setenta años más tarde, el pueblo de Dios fue testigo del cumplimiento de una asombrosa profecía: "Esto es lo que ha dicho Jehová, el Recomprador de ustedes, el Santo de Israel: 'Por causa de ustedes ciertamente enviaré a Babilonia y haré que desciendan las barras de las prisiones'" (Is. 43:14).

11 En armonía con esa profecía, una noche de principios de octubre del año 539 antes de nuestra era tuvo lugar un acontecimiento que cambió la escena mundial. Mientras el rey de Babilonia y sus nobles bebían vino en los vasos sagrados traídos del templo de Jerusalén y alababan a sus dioses, los ejércitos de Media y Persia tomaban la ciudad. En el 538 o 537, Ciro, el conquistador de Babilonia, ordenó que los judíos regresaran a Jerusalén y reconstruyeran el templo de Dios. Todo eso lo había predicho Isaías, incluso la promesa de Jehová de cuidar y proteger a su pueblo arrepentido en el viaje de regreso a Jerusalén. Dios los llamó "el pueblo a quien he formado para mí mismo, para que relate la alabanza mía" (Is. 43:21; 44:26-28). Cuando aquellos antiguos cautivos regresaron y reconstruyeron el templo, fueron testigos de que Jehová, el único Dios verdadero, siempre cumple su palabra.

12, 13. a) ¿Quiénes se unieron a los israelitas para restaurar la adoración de Jehová? b) ¿Qué deben hacer las "otras ovejas" mientras apoyan al "Israel de Dios"? c) ¿Qué esperanza tienen las "otras ovejas"?

12 Miles de personas que no eran israelitas se unieron a aquella nación que había vuelto a nacer, y más tarde muchos otros extranjeros hicieron lo mismo (Esd. 2:58, 64, 65; Est. 8:17). En nuestros días, "una gran muchedumbre" de "otras ovejas" de Jesús apoyan lealmente a los cristianos ungidos, quienes componen "el Israel de Dios" (Rev. 7:9, 10; Juan 10:16; Gál. 6:16). Los miembros de la gran muchedumbre también tienen el honor de llevar el nombre que Dios ha dado a su pueblo: testigos de Jehová.

13 Deben mantenerse fieles a ese nombre y luchar por ser santos. A diario deben pedir perdón por toda falta de santidad, reconociendo que son pecadores y que llevar el santo nombre de Dios es un honor que las palabras no alcanzan a describir (lea 1 Juan 1:8, 9). Entonces, durante el Reinado de Mil Años de Cristo, tendrán la inmensa alegría de explicarles a los resucitados cómo vivieron la experiencia de ser testigos de Jehová durante los últimos días de este sistema de cosas.

EL SIGNIFICADO DEL NOMBRE DE DIOS

14. ¿Qué significa el nombre Jehová?

14 A fin de aumentar nuestro aprecio por el honor de llevar el nombre de Dios, meditemos en su significado. El nombre divino, que suele traducirse "Jehová", procede de un verbo hebreo que puede traducirse "llegar a ser" y expresa acción. Por lo tanto, se cree que el nombre Jehová significa "Él Hace que Llegue a Ser". Esta frase describe bien a Jehová, tanto porque creó el universo y los seres inteligentes como porque siempre cumple lo que se propone. A medida que los acontecimientos se van desarrollando, él hace que su voluntad y propósito se vaya cumpliendo, y nadie —ni siquiera Satanás— puede impedirlo.

15. ¿Cómo reveló Jehová un aspecto de su personalidad que está incluido en el significado de su nombre? (Vea el recuadro " Un nombre lleno de significado".)

15 Cuando Jehová le encargó a Moisés que sacara a su pueblo de Egipto, le reveló un aspecto de su personalidad. Para describir su nombre empleó un verbo relacionado con el verbo del que proviene, pero esta vez en primera persona. Según el relato bíblico, "Dios dijo a Moisés: 'Yo resultaré ser lo que resultaré ser' [o, "Yo Llegaré a Ser lo que yo quiera"]. Y añadió: 'Esto es lo que has de decir a los hijos de Israel: "Yo resultaré ser me ha enviado a ustedes"'" (Éx. 3:14; nota). Así pues, Jehová llega a ser lo que en cualquier circunstancia haga falta para cumplir su propósito. Para los israelitas, que habían sido esclavos, llegó a ser su libertador, su protector y su guía, así como el proveedor de todo lo que necesitaban, tanto en sentido físico como espiritual.

AGRADECIDOS POR LLEVAR EL NOMBRE DE DIOS

16, 17. a) ¿Cómo podemos demostrar que agradecemos el honor de llevar el nombre de Dios? b) ¿Qué veremos en el próximo artículo?

16 En la actualidad, Jehová sigue siendo fiel al significado de su nombre, pues satisface todas nuestras necesidades físicas y espirituales. Ahora bien, el significado del nombre de Dios no se limita a lo que él mismo elige llegar a ser. Él también puede hacer que su creación haga lo que sea necesario para que se cumpla su propósito. Por ejemplo, utiliza a sus Testigos para hacer su obra. Saber esto debe impulsarnos a dejar su nombre en buen lugar. Kåre, un Testigo de 84 años de edad de Noruega que lleva setenta años sirviendo fielmente a Jehová, dice: "Considero un gran honor servir a Jehová, el Rey de la eternidad, y ser parte del pueblo que lleva su santo nombre. Siempre es un enorme privilegio explicar la verdad de la Biblia y ver cómo los ojos de las personas se iluminan al comprenderla. Por ejemplo, me produce profunda satisfacción enseñarles por qué Cristo se sacrificó por nosotros y cómo, gracias a ese sacrificio, podemos obtener vida eterna en un pacífico y justo nuevo mundo".

17 Es cierto que en algunos lugares es cada vez más difícil encontrar personas que quieran conocer a Dios. Pero, al igual que Kåre, ¿no sentimos una profunda alegría cuando alguien nos escucha y podemos enseñarle el significado del nombre de Dios? En el próximo artículo veremos cómo podemos ser testigos de Jehová y, al mismo tiempo, ser testigos de Jesús.

Un nombre lleno de significado

Lo que significa
• "Él Hace que Llegue a Ser"

Por qué es apropiado
• Jehová creó todas las cosas
• Siempre hace que su voluntad y propósito se cumpla

Lo que revela
• Él llegará a ser lo que haga falta para que sus promesas se hagan realidad
• Hace que su creación haga lo que sea necesario para cumplir su voluntad
• No hay nada que no pueda realizar o hacer que suceda para cumplir su propósito

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

Reunión de Servicio

-- Reunión de Servicio

Cántico 11

Anuncios

15 min. ¿Cómo nos fue el año pasado? Discurso a cargo del superintendente de servicio. Repase la actividad de la congregación durante el pasado año de servicio, incluida la campaña especial de agosto. Céntrese en los logros alcanzados y elogie a los hermanos por su labor. Invite a los presentes a contar experiencias animadoras que hayan tenido en agosto y entreviste a un publicador que haya ampliado su ministerio. Concluya mencionando una o dos facetas del ministerio en las que se podría mejorar en el nuevo año de servicio y dé sugerencias para lograrlo.

15 min. "Tomen por modelo a los profetas: Nahúm." Preguntas y respuestas.
Tomen por modelo a los profetas: Nahúm

1. ¿Qué aprendemos del libro de Nahúm?

1 Las ruinas de la antigua ciudad de Nínive prueban que, tal como Nahúm lo predijo, Jehová se venga de sus enemigos. Ni siquiera el más feroz de sus oponentes puede ofrecerle resistencia (Nah. 1:2, 6). Un análisis detallado de la profecía de Nahúm nos deja lecciones que podemos usar en el ministerio.

2. ¿En qué sentido es positivo nuestro mensaje?

2 Demos consuelo y esperanza. A simple vista, el libro de Nahúm parece ser solo una condena contra Nínive, la arrogante capital de la antigua Asiria (Nah. 1:1; 3:7). Sin embargo, aquel mensaje significó buenas noticias para el pueblo de Jehová. Nahúm, cuyo nombre significa "Consolador", aseguró a los demás judíos que su enemigo pronto desaparecería. Además, les confirmó que Jehová es "una plaza fuerte en el día de la angustia" (Nah. 1:7). En la predicación, nosotros también llevamos buenas noticias y animamos a la gente a refugiarse en Jehová (Nah. 1:15).

3. Al igual que Nahúm, ¿cómo podemos usar ejemplos e ilustraciones en el ministerio?

3 Usemos ejemplos e ilustraciones. Jehová inspiró a Nahúm a usar el ejemplo de Tebas (o No-amón), ciudad egipcia que había sido destruida por los asirios, para ilustrar lo que le pasaría a Nínive (Nah. 3:8-10). Cuando hablemos a las personas del fin de este malvado sistema de cosas, usemos profecías bíblicas para probar que Jehová cumple su palabra hasta el más mínimo detalle. Por ejemplo, las fuerzas conjuntas de los babilonios y los medos atacaron Nínive en el año 632 antes de nuestra era. Las lluvias torrenciales causaron el desbordamiento del río Tigris, y parte de las enormes murallas de la ciudad se vino abajo. Así Nínive fue conquistada, tal como Jehová había profetizado (Nah. 1:8; 2:6).

4. ¿Cómo podemos hablar de manera clara y entendible en el ministerio?

4 Hablemos de manera clara y fácil de entender. Nahúm escribió su profecía de forma descriptiva, emocionante y clara (Nah. 1:14; 3:1). De igual modo, nuestra manera de hablar debe ser fácil de entender (1 Cor. 14:9). Cuando visitemos a alguien por primera vez, digámosle claramente por qué estamos ahí. Y ayudemos a los estudiantes de la Biblia a desarrollar fe en Jehová y su Palabra y a entender cómo les beneficia lo que aprenden (Rom. 10:14).

5. ¿Qué seguridad nos transmite la profecía de Nahúm?

5 Nahúm confiaba en que las palabras de Jehová se cumplen sin falta, lo cual se ve claramente en el libro bíblico que lleva su nombre. Mientras se acerca el fin del sistema de Satanás, a nosotros nos consuela la promesa de Jehová: "La angustia no se levantará una segunda vez" (Nah. 1:9).

Cántico 46 y oración
Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

ADÁN.-Hombre Terrestre; Humanidad; proviene de una raíz que significa: “rojo”).

-- ADÁN

(Hombre Terrestre; Humanidad; proviene de una raíz que significa: "rojo").

La palabra hebrea que se traduce "hombre", "humanidad" u "hombre terrestre", aparece más de 560 veces en las Escrituras, y se aplica tanto a individuos como a la humanidad en general, además de usarse como nombre propio.

[…]

Resultados del pecado. A Eva la engañó cabalmente Satanás el Diablo, pero ese no fue el caso de su esposo. "Adán no fue engañado", dice el apóstol Pablo. (1Ti 2:14.) Con pleno conocimiento de causa, escogió desobedecer deliberadamente, y luego intentó ocultarse como un delincuente. Cuando se le llamó a juicio, en vez de mostrar pesar o remordimiento, o pedir perdón, intentó justificarse y pasar la responsabilidad a otros, e incluso llegó a culpar a Jehová por su propio pecado deliberado: "La mujer que me diste para que estuviera conmigo, ella me dio fruto del árbol y así es que comí". (Gé 3:7-12.) De modo que Adán fue expulsado de Edén a una tierra agreste y maldita que produciría espinos y cardos, y donde se ganaría su subsistencia con dificultad al segar los frutos amargos de su pecado. Fuera del jardín, en espera de su muerte, Adán llegó a ser padre de hijos e hijas. Solo se conoce el nombre de tres de ellos: Caín, Abel y Set. Puesto que Adán tuvo a sus hijos después de pecar, les pasó a todos ellos la herencia del pecado y la muerte. (Gé 3:23; 4:1, 2, 25.)

Este fue el trágico comienzo que Adán le dio a la raza humana. El paraíso, la felicidad y la vida eterna se perdieron, y en su lugar empezaron, como resultado de la desobediencia, el pecado, el sufrimiento y la muerte. "Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado." "La muerte reinó desde Adán." (Ro 5:12, 14.) No obstante, Jehová, por su sabiduría y amor, proveyó un "segundo hombre", el "último Adán", que es el Señor Jesucristo. Gracias a este "Hijo de Dios" obediente, se abrió el camino por el que los descendientes del desobediente "primer hombre, Adán", podrían recobrar el paraíso y la vida eterna. En el caso de los que componen la iglesia o congregación de Cristo, podrían obtener la vida celestial. "Porque así como en Adán todos están muriendo, así también en el Cristo todos serán vivificados." (Jn 3:16, 18; Ro 6:23; 1Co. 15:22, 45, 47.)

Después de su expulsión de Edén, el pecador Adán vivió lo suficiente para ver el asesinato de uno de sus hijos, el destierro de su hijo asesino, el abuso de la institución matrimonial y la profanación del nombre sagrado de Jehová. Fue testigo, igualmente, de la edificación de una ciudad, de la invención de instrumentos musicales y de la forja de herramientas de hierro y cobre. Observó el ejemplo de Enoc, "el séptimo en línea desde Adán", hombre que "siguió andando con el Dios verdadero", y fue condenado por dicho ejemplo. Incluso vivió para ver al padre de Noé, Lamec, de la novena generación. Finalmente, después de novecientos treinta años, la mayor parte de los cuales se consumieron en el lento proceso de la muerte, volvió al suelo del que había sido tomado en el año 3096 a. E.C., tal como Jehová había dicho. (Gé 4:8-26; 5:5-24; Jud 14; véase LAMEC núm. 2.)

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

acerquemonos a jehova,.cap 13

Capítulo 13
FUENTE DE INFORMACION,.- http.//burgara-despertadatalaya.blogspot.com
"La ley de Jehová es perfecta"

"LA LEY es un pozo sin fondo, [...] todo lo devora." Esta aseveración apareció en un libro de 1712 que deploraba la existencia de un régimen jurídico cuyos procesos llegaban a demorarse años en los tribunales, lo que conducía a la bancarrota a quienes demandaban justicia. Hoy, los sistemas legales y judiciales de muchas naciones son tan intrincados y se ven plagados de tantos abusos, prejuicios e incongruencias, que la ley ha caído en el descrédito general.

2 En contraposición, fijémonos en unas palabras redactadas hace unos dos mil setecientos años: "¡Cómo amo tu ley, sí!" (Salmo 119:97). ¿Por qué eran tan intensos los sentimientos del escritor? Porque la legislación que elogiaba no emanaba de un gobierno civil, sino de Jehová Dios. Si estudiamos sus disposiciones, compartiremos cada día con más convicción el pensar del salmista y, además, entenderemos mejor a la mayor mente judicial del universo.

El Legislador Supremo

3 "Uno solo hay que es legislador y juez", dice la Biblia (Santiago 4:12). En efecto, Jehová es el único y verdadero Legislador. Hasta los movimientos de los cuerpos siderales se rigen por "las leyes de los cielos" (Job 38:33, Biblia de América). Las miríadas de santos ángeles siguen igualmente los preceptos divinos, pues son ministros del Supremo que le sirven dentro de un orden jerárquico (Salmo 104:4; Hebreos 1:7, 14).

4 Jehová también ha legislado para el ser humano. Toda persona está dotada de una conciencia, la cual es un reflejo del sentido divino de la justicia y una especie de ley interna que le facilita discernir el bien del mal (Romanos 2:14). Dado que a nuestros primeros padres se les bendijo con una conciencia perfecta, solo necesitaban unos pocos preceptos (Génesis 2:15-17). En cambio, el hombre imperfecto precisa de más leyes para que lo orienten en el cumplimiento de la voluntad de Dios. Patriarcas como Noé, Abrahán y Jacob recibieron disposiciones divinas y las transmitieron a sus familias (Génesis 6:22; 9:3-6; 18:19; 26:4, 5). Jehová hizo que él mismo llegara a ser Legislador de un modo sin precedentes al transmitir mediante Moisés a la nación de Israel un código, el cual nos permite entender más a fondo Su sentido de la justicia.

Las líneas generales de la Ley mosaica

5 Aunque muchos creen que la Ley mosaica era una colección de preceptos voluminosa y enmarañada, no es así, ni mucho menos. Contenía algo más de seiscientas disposiciones, cifra que pudiera parecer elevada, pero que no lo es tanto en comparación con otros códigos, como el federal de Estados Unidos, que a finales del siglo XX comprendía más de ciento cincuenta mil páginas y que cada dos años incorpora unas seiscientas leyes más. De modo que, atendiendo solo al volumen, las legislaciones humanas dejan pequeña a la Ley mosaica. Pese a ello, esta gobernaba aspectos de la vida de los israelitas que el derecho moderno ni siquiera se plantea. Notemos lo singular que era este código examinando sus líneas generales.

6 La Ley mosaica exaltaba la soberanía de Jehová. En este particular, ningún código la iguala. Su mayor mandato estipulaba: "Escucha, oh Israel: Jehová nuestro Dios es un solo Jehová. Y tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu fuerza vital". ¿De qué manera probaban los siervos del Altísimo que lo amaban? Sirviéndole y acatando su soberanía (Deuteronomio 6:4, 5; 11:13).

7 El israelita demostraba que aceptaba la soberanía de Jehová al someterse a las autoridades constituidas. Entre los representantes del poder divino se contaban los padres, los principales, los jueces, los sacerdotes y, con el tiempo, el rey. Dios consideraba toda rebelión contra ellos como una sublevación contra su propia persona. Por otro lado, las autoridades se exponían a sufrir su cólera si daban a su pueblo un trato injusto o arrogante (Éxodo 20:12; 22:28; Deuteronomio 1:16, 17; 17:8-20; 19:16, 17). De modo que ambas partes tenían la obligación de respetar la soberanía divina.

8 La Ley respaldaba la norma de santidad de Jehová. Contenía las palabras santo y santidad más de doscientas ochenta veces y ayudó al pueblo de Dios a distinguir entre limpio e inmundo, entre puro e impuro, ya que mencionaba unas setenta causas de contaminación ceremonial. Sus disposiciones incidían en la higiene corporal, en la dieta y hasta en la eliminación de residuos. Aunque tales preceptos conllevaban enormes beneficios para la salud,° cumplían un cometido más elevado: mantenían al pueblo en el favor de Jehová, dado que lo separaban de las prácticas pecaminosas de las naciones corruptas de su entorno. Veamos un ejemplo.

9 Las prescripciones del pacto de la Ley indicaban que las relaciones sexuales y el parto, aunque tuvieran lugar dentro del matrimonio, ocasionaban impureza temporal (Levítico 12:2-4; 15:16-18). Tales disposiciones no rebajaban estas limpias dádivas divinas (Génesis 1:28; 2:18-25). Por el contrario, respaldaban la santidad de Jehová al mantener inmaculados a sus adoradores. Cabe destacar que las naciones vecinas de Israel solían incluir en el culto actos eróticos y ritos de la fertilidad. En la religión cananea, sin ir más lejos, se prostituían hombres y mujeres, lo que llevó a que se generalizara la más espantosa degradación. La Ley, en cambio, establecía que la adoración de Jehová estuviera completamente libre de elementos sexuales.° Pero había otros beneficios.

10 Aquellos preceptos recalcaron una enseñanza fundamental.° Pensemos: ¿cómo se transmite la mancha del pecado adánico de una generación a otra? ¿No es mediante las relaciones sexuales y el parto? (Romanos 5:12.) Así pues, la Ley de Jehová recordó a su pueblo la constante realidad del pecado. En efecto, todos nacemos pecadores y necesitamos que se nos perdone y redima para poder acercarnos al Dios santo (Salmo 51:5).

11 La Ley respaldaba la justicia perfecta de Jehová. Invocaba el principio de equivalencia, o correspondencia, en la administración de la justicia. De ahí que dijera: "Alma será por alma, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie" (Deuteronomio 19:21). Por consiguiente, al juzgar los delitos, el castigo que se imponía tenía que ser proporcional a su gravedad. Este aspecto de la justicia divina se manifiesta por toda la Ley, y aun hoy resulta esencial para comprender el sacrificio redentor de Cristo, como veremos en el capítulo 14 (1 Timoteo 2:5, 6).

12 La Ley también incluía salvaguardas contra las deformaciones de la justicia. Examinemos algunos ejemplos. Se precisaba un mínimo de dos testigos para que una acusación tuviera validez. El perjurio se castigaba con penas severas (Deuteronomio 19:15, 18, 19). La corrupción y el soborno eran objeto de prohibiciones estrictas (Éxodo 23:8; Deuteronomio 27:25). Incluso en los negocios, el pueblo de Dios debía guiarse por las elevadas normas de justicia de Jehová (Levítico 19:35, 36; Deuteronomio 23:19, 20). Este noble y equitativo código fue una gran bendición para Israel.

Leyes que destacan la misericordia y la equidad al juzgar

13 ¿Era la Ley mosaica un código rígido e implacable? De ningún modo. El rey David escribió por inspiración divina: "La ley de Jehová es perfecta" (Salmo 19:7). Como bien sabía él, fomentaba la misericordia y la equidad. ¿De qué manera?

14 En la actualidad, hay países donde se diría que el sistema legal trata con mayor indulgencia al delincuente que a la víctima. Por citar un caso: el ladrón tal vez pase una temporada en la cárcel, mientras que el afectado, que quizás continúe privado de sus bienes, tiene que seguir pagando los impuestos que sufragan el hospedaje y la alimentación de tales malhechores. En el antiguo Israel, sin embargo, no existían centros penitenciarios como los actuales. Las reglas relativas a la severidad de los castigos eran muy estrictas (Deuteronomio 25:1-3). El autor del robo tenía que compensar al propietario por lo que le había sustraído y, además, hacerle un pago adicional. ¿Cuánto? Era variable. Por lo visto, los jueces disponían de cierta libertad para evaluar varios factores, como el arrepentimiento del pecador. Este hecho tal vez explique que la compensación impuesta al ladrón según Levítico 6:1-7 sea mucho menor que la que estipula Éxodo 22:7.

15 La Ley manifestaba misericordia al reconocer que no toda ofensa era deliberada. Por ejemplo, quien cometía un homicidio involuntario no tenía que pagar alma por alma, siempre que cumpliera con la debida exigencia de huir a una de las ciudades de refugio repartidas por todo Israel. Una vez que jueces capacitados examinaban su causa, el homicida estaba obligado a residir en dicha localidad hasta la muerte del sumo sacerdote, y entonces quedaba libre para irse a vivir a donde estimara oportuno. Esta disposición le permitía beneficiarse de la misericordia divina y al mismo tiempo hacía hincapié en el gran valor de la vida humana (Números 15:30, 31; 35:12-25).

16 La Ley salvaguardaba los derechos individuales. Veamos cómo protegía al ciudadano que había incurrido en una deuda. Al acreedor se le prohibía entrar en casa de este y tomar en prenda alguna propiedad como garantía de la devolución. Más bien, debía quedarse fuera y permitir que él le trajera la prenda, respetando así la inviolabilidad de su domicilio. Si la prenda en cuestión era el manto del deudor, tenía que devolvérselo al atardecer, pues probablemente lo necesitara para abrigarse de noche (Deuteronomio 24:10-14).

17 La Ley regulaba hasta los conflictos bélicos. No autorizaba al pueblo de Dios a combatir para saciar su sed de poder o conquista, sino para actuar como agentes suyos en "las Guerras de Jehová" (Números 21:14). En muchos casos, los israelitas tenían que ofrecer al enemigo la rendición. Si este rechazaba sus condiciones, podían asediarlo, pero de acuerdo con las disposiciones divinas. A diferencia de muchos soldados a lo largo de la historia, los combatientes israelitas no tenían permitido violar a las mujeres o realizar matanzas indiscriminadas. Incluso debían respetar el medio ambiente y no talar los árboles frutales del enemigo,° restricciones inexistentes en el caso de otros ejércitos (Deuteronomio 20:10-15, 19, 20; 21:10-13).

18 ¿Le repugna el hecho de que en algunos países se adiestre para la milicia a los niños? En el antiguo Israel no se reclutaban varones menores de 20 años (Números 1:2, 3). Hasta los adultos quedaban exentos si los dominaba el miedo. Además, al recién casado se le dispensaba del peligroso servicio un año completo, lo que tal vez le permitiera ver el nacimiento de su heredero. Así, explicaba la Ley, tenía la oportunidad de "regocijar" a su esposa (Deuteronomio 20:5, 6, 8; 24:5).

19 La Ley también protegía a las mujeres, los niños y las familias, y dictaba medidas orientadas a su cuidado. Ordenaba que el padre y la madre brindaran a los hijos atención y educación espiritual constantes (Deuteronomio 6:6, 7). Proscribía todo tipo de incesto, so pena de muerte (Levítico, capítulo 18). Asimismo prohibía el adulterio, que tantas veces acaba con las familias, así como con su seguridad y dignidad. También se ocupaba de las viudas y los huérfanos, y condenaba con los términos más enérgicos su maltrato (Éxodo 20:14; 22:22-24).

20 En este particular, algunos tal vez pregunten: "¿Por qué permitía la Ley la poligamia?" (Deuteronomio 21:15-17). Es preciso analizar preceptos como este en el contexto de su época. Quienes juzgan la Ley mosaica desde la óptica de los tiempos y las culturas actuales están condenados a malinterpretarla (Proverbios 18:13). La norma divina, expuesta ya en Edén, disponía que el matrimonio fuera una unión duradera entre un solo hombre y una sola mujer (Génesis 2:18, 20-24). Sin embargo, para el tiempo en que Jehová entregó la Ley a Israel, la poligamia y otros usos llevaban siglos arraigados. Él sabía muy bien que aquel "pueblo de dura cerviz" desobedecería con frecuencia aun los mandamientos más esenciales, como las prohibiciones de la idolatría (Éxodo 32:9). Por consiguiente, actuó con sabiduría al no elegir aquella época como el momento para reformar todas sus costumbres maritales. Tengamos presente, no obstante, que Dios no instituyó la poligamia. Lo que sí hizo fue valerse de la Ley mosaica para regularla entre su pueblo y prevenir así algunos abusos.

21 De igual modo, la Ley mosaica permitía que el hombre se divorciara de su esposa por una serie de causas graves bastante amplia (Deuteronomio 24:1-4). Jesús señaló que se trataba de una concesión divina "en vista de la dureza del corazón" del pueblo judío. Sin embargo, tales concesiones fueron temporales. Cristo restituyó para sus seguidores la norma matrimonial que Jehová había establecido al principio (Mateo 19:8).

La Ley fomentaba el amor

22 ¿Nos imaginamos un régimen jurídico que promueva hoy el amor? Pues eso era sobre todo los demás, lo que hacía la Ley mosaica. Solo en el libro de Deuteronomio aparecen más de veinte veces las palabras amor y amar en sus diversas formas. El segundo mandamiento más importante de la Ley era este: "Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo" (Levítico 19:18; Mateo 22:37-40). Los siervos de Dios no solo debían amarse unos a otros, sino también al residente forastero que vivía entre ellos, conscientes de que en otro tiempo también ellos habían residido en el extranjero. Debían tratar con amor al pobre y al afligido, ayudándoles materialmente y rehusando aprovecharse de su triste situación. Hasta recibieron órdenes de ser bondadosos y considerados con las bestias de carga (Éxodo 23:6; Levítico 19:14, 33, 34; Deuteronomio 22:4, 10; 24:17, 18).

23 ¿Qué otra nación ha sido bendecida con un código así? No es de extrañar que el salmista escribiera: "¡Cómo amo tu ley, sí!". Su amor, sin embargo, no era un mero sentimiento. Lo movía a la acción, ya que procuraba obedecer dicha ley y vivir según sus preceptos. Más adelante añadió: "Todo el día ella es mi interés intenso" (Salmo 119:11, 97). En efecto, solía dedicar tiempo a estudiar las disposiciones del Padre celestial. No cabe duda de que al hacerlo sentía cada vez más cariño por ellas, así como por el Legislador, Jehová. Sigamos estudiando la ley divina, pues puede ayudarnos a sentirnos cada vez más cerca del Gran Legislador y Dios de la justicia.

[Notas]

Por ejemplo, las disposiciones que exigían enterrar las heces humanas, mantener en cuarentena a los enfermos y lavarse después de tocar un cadáver se adelantaron por muchos siglos a su época (Levítico 13:4-8; Números 19:11-13, 17-19; Deuteronomio 23:13, 14).

Mientras que en los santuarios cananeos había cámaras dedicadas a los actos carnales, la Ley mosaica hasta prohibía el acceso al templo a quienes se hallaban en estado de inmundicia. Dado que las relaciones sexuales conllevaban impureza temporal, nadie tenía la opción legítima de convertirlas en parte del culto de la casa de Jehová.

Un objetivo primordial de la Ley era enseñar. De hecho, el término hebreo para "ley" (toh·ráh) significa "instrucción" (Diccionario del Judaísmo).

La Ley planteaba esta significativa pregunta: "¿Acaso es el árbol del campo un hombre, para que lo sities?" (Deuteronomio 20:19). Filón, docto judío del siglo primero, se refirió a este precepto y explicó que a los ojos de Dios "es absurdo que la cólera contra los hombres se descargue sobre cosas que ningún mal han causado".

Preguntas para meditar

Levítico 19:9, 10; Deuteronomio 24:19 ¿Qué sentimientos nos inspira el Dios que estableció tales disposiciones?

Salmo 19:7-14 ¿Qué opinaba David de "la ley de Jehová", y cuánto valor debemos conceder a los preceptos divinos?

Miqueas 6:6-8 ¿Cómo nos ayuda este pasaje a ver que no debemos considerar una carga los mandamientos de Jehová?

Mateo 23:23-39 ¿De qué manera demostraron los fariseos que no entendían el espíritu de la Ley, y qué advertencia nos da este hecho?

[Preguntas del estudio]

1, 2. ¿Por qué menosprecian muchos ciudadanos la ley, y qué podemos sentir por las leyes de Dios?

3, 4. ¿Cómo ha resultado ser Jehová un Legislador?

5. ¿Era la Ley mosaica una colección de preceptos voluminosa y enmarañada, y por qué contesta usted así?

6, 7. a) ¿Qué distingue a la Ley mosaica de los demás códigos, y cuál es su mayor mandato? b) ¿Cómo demostraba el israelita que aceptaba la soberanía de Jehová?

8. ¿Cómo respaldaba la Ley la norma de santidad de Jehová?

9, 10. ¿Qué preceptos sobre las relaciones sexuales y el parto contenía el pacto de la Ley, y qué beneficios ofrecían?

11, 12. a) ¿Qué importantísimo principio de la justicia invocaba la Ley? b) ¿Qué salvaguardas contra las deformaciones de la justicia contenía la Ley?

13, 14. ¿Cómo fomentaba la Ley el trato equitativo del ladrón y su víctima?

15. ¿Cómo garantizaba la Ley la misericordia y la justicia en el caso de los homicidas involuntarios?

16. ¿Cómo salvaguardaba la Ley algunos derechos individuales?

17, 18. ¿Qué diferencia había entre Israel y otras naciones en materia de guerra, y por qué?

19. ¿Qué medidas orientadas a la protección de las mujeres, los niños, las familias, las viudas y los huérfanos contenía la Ley?

20, 21. a) ¿Por qué permitió la Ley mosaica la poligamia entre los israelitas? b) En cuestiones de divorcio, ¿por qué difería la Ley de la norma que Jesús restituyó más tarde?

22. ¿De qué maneras fomentó la Ley mosaica el amor, y hacia quiénes?

23. ¿Qué se sintió impulsado a hacer el escritor del Salmo 119, y qué resolución podemos adoptar?

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

SEMANA DEL 15 DE SEPTIEMBRE Escuela del Ministerio Teocrático

-- SEMANA DEL 15 DE SEPTIEMBRE

• Estudio Bíblico de Congregación

Cántico 105 y oración

clcap. 13 párrs. 1 - 10 (30 minutos)

• Escuela del Ministerio Teocrático

Lectura de la Biblia: Números 26, 27, 28, 29 | Puntos sobresalientes (10 min.)

Núm. 1: Números 27:15–28:10

Núm. 2: Dios no creó al Diablo (rs pág. 357 párr.1)

Núm. 3: Adán. Las terribles consecuencias del pecado (it-1 pág. 49 párrs. 2-4)

• Reunión de Servicio

Cántico 11

Anuncios

15 min. ¿Cómo nos fue el año pasado? Discurso a cargo del superintendente de servicio. Repase la actividad de la congregación durante el pasado año de servicio, incluida la campaña especial de agosto. Céntrese en los logros alcanzados y elogie a los hermanos por su labor. Invite a los presentes a contar experiencias animadoras que hayan tenido en agosto y entreviste a un publicador que haya ampliado su ministerio. Concluya mencionando una o dos facetas del ministerio en las que se podría mejorar en el nuevo año de servicio y dé sugerencias para lograrlo.

15 min. "Tomen por modelo a los profetas: Nahúm." Preguntas y respuestas.

Cántico 46 y oración

• Estudio de la Atalaya

Cántico 102

"Serán testigos de mí"

Cántico 103

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

texto diario Domingo 14 de septiembre Daré a pueblos el cambio a un lenguaje puro (Sof. 3:9).

-- Domingo 14 de septiembre

Daré a pueblos el cambio a un lenguaje puro (Sof. 3:9).

Algunos gobiernos humanos exigen que quienes solicitan la ciudadanía hablen el idioma mayoritario del país. Incluso después de haberla obtenido, a algunas personas les toma años dominar esa lengua. Quizás aprendan rápidamente las reglas gramaticales, pero pronunciar bien las palabras les cuesta más. De igual modo, el Reino de Dios exige a sus ciudadanos aprender lo que la Biblia llama el "lenguaje puro". ¿Qué es ese lenguaje? Es la verdad sobre Dios y sus propósitos, la cual se halla en la Biblia. "Hablar" el lenguaje puro significa obedecer las leyes y principios divinos. Los ciudadanos del Reino de Dios tal vez aprendan enseguida las enseñanzas bíblicas fundamentales. Pero incluso después de su bautismo, todos deben esforzarse por "hablar" el lenguaje puro cada vez mejor. ¿De qué manera? Cerrando la brecha entre lo que saben sobre los principios bíblicos y lo que hacen en la práctica. w12 15/8 2:4

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.