domingo, 19 de diciembre de 2010

Reunión de Servicio.-20-26 DE DICIEMBRE.

Cántico 12

5 min. Anuncios-

ANUNCIOS

1. Publicaciones que se ofrecerán en diciembre: el libro El hombre más grande. Si hay niños en la casa, ofrezca el libro Aprendamos. Enero de 2011: El libro Enseña. Si las personas ya lo tienen, se puede ofrecer cualquier libro de 192 páginas impreso en papel que se ponga amarillento o que haya sido editado antes de 1995. Febrero: Los libros Creador, Felicidad familiar o Palabra de Dios. Marzo: El libro Enseña. Propóngase iniciar estudios bíblicos.

2. El texto del año 2011 será: Refugiémonos en el nombre de Jehová (Sofonías 3:12.-No deben utilizarse comillas, pues no se trata de una cita textual.

3. La Conmemoración de 2012 tendrá lugar el jueves 5 de abril, después de la puesta del Sol.

4. Si usted habla un idioma extranjero y desea servir en una congregación de dicha lengua, puede escribir a la sucursal para recibir más información.

RASGOS SOBRESALIENTES DEL SERVICIO

Hay una variedad de congregaciones en idiomas extranjeros en el territorio que supervisa la sucursal de México. En la República Mexicana hay 4 en alemán bajo (el idioma de los menonitas), 4 en chino, 1 en coreano, 1 en francés, 121 en inglés y 1 en italiano. En Belice hay 1 en chino y 23 en inglés.

15 min. ¿Lo ha probado ya? Análisis con el auditorio. En forma de discurso, repase brevemente detalles de estos artículos recientes de Nuestro Ministerio del Reino: "¿Ha demostrado en la primera visita cómo se realiza el estudio bíblico?", "Cómo enseñar a los nuevos a predicar (km 5/10) y "¿Predicar informalmente? ¡Claro que usted puede! (km 8/10). Pida comentarios de los presentes sobre cómo han tratado de aplicar las sugerencias de dichos artículos y en qué les ha beneficiado.

CÓMO ENSEÑAR A LOS NUEVOS A PREDICAR

1. ¿Qué sintió la primera vez que salió a predicar?

1 ¿Recuerda la primera vez que participó en el ministerio de casa en casa? De seguro que estaba hecho un manojo de nervios. Pero ¡qué alivio! Su maestro de la Biblia o algún otro publicador estaban allí para darle su apoyo. Ahora usted ya es un ministro del Reino con experiencia; ya está listo para enseñar a otros nuevos a predicar.

2. ¿Qué necesitan aprender los nuevos?

2 Los nuevos publicadores necesitan aprender a iniciar conversaciones en las puertas, usar la Biblia de casa en casa, hacer revisitas e iniciar y dirigir estudios bíblicos. Y no solo eso, también han de saber participar en los distintos rasgos de la predicación, como la obra en las calles y en lugares de negocios. ¿Cómo puede ayudarlos usted? Mediante su ejemplo y dándoles sugerencias.

3. ¿Cómo ayudamos a otros mediante nuestro ejemplo?

3 Mediante el ejemplo. Jesús les demostró a sus discípulos cómo predicar (Luc. 8:1; 1 Ped. 2:21). Siguiendo ese modelo, cuando haya hecho planes para predicar con un publicador nuevo, prepare una presentación sencilla que él pueda imitar, quizás alguna de las recomendadas en nuestras publicaciones. Ya en el campo, hable usted en una o dos puertas para que él lo escuche y luego, de una puerta a otra, pregúntele qué piensa de la presentación, si cree que fue eficaz. De este modo, el nuevo publicador verá por qué es valioso trabajar con otros en el ministerio y se le hará más fácil aceptar cualquier sugerencia que usted le dé después, cuando él haga su presentación.

4. ¿Cómo podemos ayudar a un publicador nuevo después de escuchar su presentación?

4 Dé sugerencias. Jesús también les dio a sus discípulos instrucciones de cómo predicar (Mat. 10:5-14). Haga algo parecido. Cuando le toque hablar al publicador nuevo, escúchelo con atención. Al retirarse de la puerta, sea espléndido y felicítelo sinceramente por algo específico, aunque haya notado detalles que necesite pulir. No le dé ninguna sugerencia todavía; espere a ver si lo hace mejor en la siguiente puerta. Tal vez es que estaba nervioso. Recuerde también que no todos tenemos las mismas habilidades y que hay más de una forma correcta de hacer las cosas (1 Cor. 12:4-7).

5. Al tomar la iniciativa para dar sugerencias, ¿qué se puede decir?

5 A veces será el mismo publicador quien le pedirá sugerencias. Si no, tome usted la iniciativa, pero con tacto. ¿Cómo? Algunos publicadores de experiencia sencillamente preguntan: "¿Te puedo dar una sugerencia?", o "¿Cómo sientes que lo hiciste?". Otra opción sería decir: "Cuando yo empecé a predicar, se me hizo difícil..., pero lo que me sirvió fue...". En ciertas ocasiones resultará práctico consultar juntos el libro Razonamiento. Pero no lo abrume; limítese a comentar solo un aspecto de su presentación.

6. Con relación a nuestro ministerio, ¿cómo se aguza el hierro con hierro?

6 El hierro con hierro se aguza. Timoteo era un evangelizador de experiencia y, sin embargo, Pablo lo exhortó a que siguiera aplicándose a la enseñanza y que progresara (1 Tim. 4:13, 15). Aunque hayan pasado muchos años desde aquella primera vez que salió a predicar, nunca debe dejar de retinar sus habilidades. Aprenda de sus compañeros de predicación, aun de los que tengan menos experiencia que usted. Y manténgase alerta para brindar ayuda a sus hermanos con bondad, sobre todo a los nuevos, para que se conviertan en diestros ministros de las buenas nuevas (Pro. 27:17).

¿PREDICAR INFORMALMENTE? ¡CLARO QUE USTED PUEDE!

Sugerencias para iniciar conversaciones

1. a) ¿Qué es la predicación informal? b) ¿Cuántos de los aquí presentes conocieron la verdad por la predicación informal?

1 ¿Cuántos de su congregación conocieron la verdad gracias a la predicación informal? Le sorprendería la respuesta. ¿Qué es la predicación informal? Es hablarle de las buenas nuevas a la gente que nos encontramos en el diario vivir: en la escuela, en el trabajo, al ir de compras, al visitar a familiares o vecinos, al viajar, etc. En cierto grupo de más de doscientos Testigos bautizados, el 40% conoció la verdad informalmente, lo que demuestra que es un método sumamente eficaz.

2. ¿Qué ejemplos de predicación informal encontramos en las Escrituras?

2 Los evangelizadores del primer siglo a menudo predicaron de manera informal. Por ejemplo, cuando atravesaba Samaria, Jesús le predicó a una mujer que sacaba agua de la fuente de Jacob (Juan 4:6-26). Con cierto funcionario de la corte etíope que iba leyendo del libro de Isaías, Felipe inició la conversación preguntándole: "¿Verdaderamente sabes lo que estás leyendo?" (Hech. 8:26-38). Mientras estuvo prisionero en Filipos, Pablo le predicó a un carcelero (Hech. 16:23-34). Y más tarde, el mismo Pablo "recibía amablemente a todos los que venían a él" durante su arresto domiciliario, "predicándoles el reino de Dios y enseñando las cosas respecto al Señor Jesucristo" (Hech. 28:30, 31). Si ellos lo hicieron, usted también puede, aunque sea tímido. ¿Cómo?

3. ¿Cómo podemos vencer la timidez?

3 Para empezar. A muchos se nos hace difícil comenzar una conversación con un extraño. Aun tratándose de un conocido, pudiéramos sentirnos un tanto incómodos y no atrevernos a hablar de la verdad. Pero si meditamos en lo bueno que es Jehová, en los tesoros espirituales que nos ha dado y en la lamentable situación en que se halla la gente del mundo, nos brotará el deseo de expresarnos (Jon. 4:11; Sal. 40:5; Mat. 13:52). Además, podemos pedirle a Jehová que nos dé valor (1 Tes. 2:2). Como dijo cierto estudiante de Galaad: "A menudo he hallado que la oración me ayuda cuando se me dificulta hablar con la gente". Si se siente inseguro, haga en silencio una corta oración (Neh. 2:4).

4. ¿Qué meta se puede poner al principio y por qué?

4 Tal como su nombre lo indica, para predicar informalmente no hace falta una introducción formal o empezar leyendo un texto bíblico. La meta incluso puede ser sencillamente entablar conversación, sin sentir la obligación de dar testimonio de inmediato. Muchos hermanos dicen que, después que logran dar este paso, se sienten más cómodos para mencionar las buenas nuevas. Ahora bien, si la persona no desea conversar, no fuerce la situación. Despídase cortésmente y siga adelante.

Póngase como meta sencillamente presentarse y entablar conversación; así se le hará más fácil

5. ¿Cómo logra una hermana predicar informalmente?

5 Una hermana tímida tiene su propio método: mientras anda de compras, mira a alguien a los ojos y le sonríe. Si le devuelven la sonrisa, ella hace un comentario pasajero. Cuando la persona reacciona bien, eso le da confianza y prosigue la conversación. Escucha con atención y trata de discernir qué aspecto de las buenas nuevas pudiera interesarle. De este modo ha dejado muchas publicaciones en manos de la gente y hasta pudo comenzar un estudio.

6. ¿Cómo se podría iniciar una conversación en un marco informal?

6 Para romper el hielo. ¿Qué podemos decir para empezar? Recuerde: con la mujer en el pozo, Jesús comenzó simplemente pidiendo un poco de agua (Juan 4:7). Así que tal vez un saludo o una pregunta amable sirvan para romper el hielo. Conforme vayan hablando, quizás usted vea oportuno introducir un pensamiento bíblico que pudiera sembrar la semilla de la verdad (Ecl. 11:6). A algunos les ha dado buenos resultados mencionar algo interesante, que despierte la curiosidad de la persona y dé pie a una pregunta. Por ejemplo, mientras espera su cita médica, podría decir: "¡Qué contento me pondré cuando se acaben las enfermedades!".

7. ¿Cómo puede ayudarnos a dar testimonio informal el ser observadores?

7 También ayuda ser observador. Por ejemplo, si notamos que los niños de alguien se portan bien, podríamos elogiar a la persona y preguntarle: "¿Cómo logra educarlos tan bien?". Una hermana pone atención a los temas sobre los que hablan sus compañeros de trabajo y luego les entrega información específica de acuerdo con lo que les interese. Por ejemplo, una vez se enteró de que una compañera pensaba casarse, así que le llevó una revista ¡Despertad! que daba ideas para planear una boda. El resultado fue una conversación sobre temas bíblicos.

8. ¿Cómo se pueden utilizar las publicaciones para iniciar una conversación?

8 Otra forma de comenzar conversaciones es leyendo nuestras publicaciones donde otros nos vean. Un hermano abre La Atalaya o ¡Despertad! en un artículo que llame la atención y comienza a leerlo en silencio. Si nota que alguien por ahí está mirando la revista, le hace una pregunta o un comentario sobre el artículo. A menudo, su método conduce a una conversación y él puede dar testimonio. Incluso algo tan simple como dejar una publicación donde otros la vean puede hacer que compañeros de trabajo o de escuela sientan suficiente curiosidad como para hacer preguntas.

9. 10. a) ¿Cómo podemos crear oportunidades para predicar informalmente? b)¿Cómo lo ha hecho usted?

9 Hay que crear las oportunidades. En vista de la atención urgente que merece nuestra obra, es fundamental no ver la predicación informal como algo que puede dejarse a la casualidad. Más bien, hay que buscar cómo crear oportunidades que nos permitan predicar durante nuestras actividades cotidianas. Piense de antemano en las personas con quienes probablemente se encuentre y en lo que puede decirles para entablar una conversación agradable. Tenga siempre a la mano una Biblia, además de algunas publicaciones para entregarle a quien muestre interés (1 Ped. 3:15).

10 Muchos publicadores han encontrado formas ingeniosas de dar testimonio informal. Por citar un caso, una hermana que vive en un edificio de alta seguridad se pone a armar rompecabezas de paisajes naturales en el área de recreación de las instalaciones. Cuando la gente se detiene y alaba el hermoso paisaje, ella aprovecha y les cuenta de la promesa bíblica de "un nuevo cielo y una nueva tierra" (Rev 21:1-4). ¿De qué otras maneras se le ocurre que pueda crear oportunidades para predicar informalmente?

Muchos publicadores han encontrado formas ingeniosas de dar testimonio informal

11. ¿Cómo se puede atender el interés de las personas que encontramos en la predicación informal?

11 Atienda el interés. Si encuentra un buen oído, procure atender el interés. Para ello, si lo ve conveniente, podría decir: "Fue un placer hablar con usted. ¿Dónde puedo localizarlo para seguir la conversación?". Algunos hermanos simplemente le entregan su dirección y número telefónico a la persona y le dicen: "Me gustó esta conversación con usted. Si desea saber más de lo que hablamos, aquí me puede localizar". Si considera que no podrá atender a la persona, entregue sin demora el formulario Sírvase visitar (S-43) al secretario de su congregación para que la congregación correspondiente se encargue de darle seguimiento.

12. a) ¿Por qué debemos llevar la cuenta del tiempo en la predicación informal? b) ¿Qué resultados se han conseguido? (Véase el recuadro "".)

12 Ahora bien, se debe informar el tiempo de la predicación informal. Asegúrese de ir anotándolo, aunque solo sean unos cuantos minutos en el día. Si cada publicador predicara informalmente cinco minutos por día, ¡en total serían más de diecisiete millones de horas al mes!

13. ¿Qué debe motivarnos a predicar informalmente?

13 Predicamos informalmente por las más nobles razones: el amor a Dios y al prójimo (Mat. 22:37-39). El profundo aprecio que sentimos por las cualidades y los propósitos de Jehová nos impulsa a proclamar "la gloria del esplendor de su gobernación real" (Sal. 145:7, 10-12). Por el genuino interés que tenemos por el prójimo, aprovechamos toda oportunidad apropiada para difundir las buenas nuevas mientras todavía hay tiempo (Rom. 10:13, 14). Con un poco de previsión y preparación, todos podemos predicar informalmente... y quién sabe, hasta podríamos tener la alegría de contribuir a que alguien de buen corazón conozca la verdad.

Sugerencias para iniciar conversaciones

• Pida a Jehová que le ayude a empezar

• Busque rostros amigables y que no parezcan tener prisa

• Establezca contacto visual, sonría y comente algo de interés mutuo

• Escuche con atención

• Mientras esperaba en un taller a que le repararan su automóvil, un hermano predicó a la gente que estaba allí y repartió invitaciones para el discurso público. Un año después, en una asamblea, lo saludó afectuosamente un hermano que no le era conocido. ¡Era uno de los hombres a quienes les había dado la invitación en el taller el año anterior! Fue a oír el discurso público y pidió un estudio bíblico. Ahora él y su esposa están bautizados.

• Para una hermana que aprendió la verdad por la predicación informal, su territorio personal lo componen las personas que conoce a través de sus tres hijos. Esto le permite hablar tanto con vecinos como con las personas que conoce en la escuela y en las reuniones de padres de familia. Siempre que se presenta, hace un comentario sencillo pero sincero de cómo la Biblia la ayuda enormemente a criar a sus hijos; luego, cambia de tema. Una vez roto el hielo, le resulta más fácil mencionar la Biblia en conversaciones posteriores. Con este método, ha contribuido a que doce personas se bauticen.

• Un vendedor de seguros fue a la casa de una hermana, quien aprovechó para predicarle. La hermana le preguntó si le gustaría tener garantizada la buena salud, la felicidad y la vida eterna. Él dijo que sí, y quiso saber de qué póliza de seguros hablaba. La hermana le mostró las promesas divinas. El señor aceptó una de nuestras publicaciones y la leyó completa en una sola tarde. Se hicieron planes para que estudiara la Biblia. Empezó a asistir a las reuniones y más tarde se bautizó.

• Durante un viaje en avión, cierta hermana entabló una conversación con su compañera de asiento y pudo darle testimonio. Al final del viaje, la hermana le dio a la señora su dirección y número de teléfono, y la animó a pedir un estudio bíblico la próxima vez que la visitaran los testigos de Jehová. Justo al día siguiente, dos Testigos llamaron a su puerta. La señora comenzó a estudiar la Biblia, progresó con rapidez, se bautizó y en poco tiempo ya daba ella misma tres cursos bíblicos.

• Cierto hermano ciego de 100 años de edad que vive en un hogar de ancianos dice repetidamente: "Necesitamos el Reino". Esto ha originado preguntas por parte de enfermeras y otros pacientes, lo que le da la oportunidad de explicar qué es el Reino. Un día, una de las trabajadoras del hogar le preguntó qué iba a hacer en el Paraíso. El hermano respondió: "Voy a ver y a caminar otra vez y entonces voy a quemar mi silla de ruedas". Como es ciego, le pide a esta persona que le lea las revistas. Un día llegó de visita la hija del hermano, y la trabajadora le pidió permiso para llevarse las revistas a casa. Una de las enfermeras le comentó: "Nuestro nuevo dicho en el hogar es 'Necesitamos el Reino'".

• Mientras esperaba en la fila de un restaurante, una hermana alcanzó a oír a un grupo de hombres mayores sentados que hablaban de política. Cuando uno de ellos afirmó que el gobierno no era capaz de resolver los problemas de la gente, la hermana pensó: "Esta es mi oportunidad". Oró brevemente y se acercó a ellos. Primero se presentó, luego les contó de un gobierno que resolverá los problemas de la humanidad, el Reino de Dios, y entonces les ofreció un folleto. En ese momento se acercó el gerente. La hermana pensó que le iban a pedir que se fuera, pero el gerente le dijo que había estado escuchando la conversación y que también quería un folleto. Entonces vino una empleada, con lágrimas en los ojos, que también había estado escuchando. Resultó que antes había estudiado la Biblia y ahora quería reanudar su estudio.

15 min. "Una nueva sección para comenzar estudios bíblicos" Preguntas y respuestas. Antes de empezar, distribuya un ejemplar de La Atalaya del 1 de enero de 2011 a los publicadores que no la hayan traído. Al concluir, presente una o dos demostraciones de cómo emplear el artículo "Enseñanzas de la Palabra de Dios: ¿Por qué aprender acerca de Dios? para comenzar un estudio bíblico.

UNA NUEVA SECCIÓN PARA COMENZAR ESTUDIOS BÍBLICOS

1. ¿Qué nueva sección aparecerá en la edición del público de La Atalaya, y para qué está pensada?

1 A partir del próximo mes aparecerá en la edición del público de La Atalaya una nueva sección para ayudarnos a iniciar estudios bíblicos. Se titula "Enseñanzas de la Palabra de Dios". Y aunque estamos seguros de que a muchas personas del territorio les encantará leer cada entrega, los artículos en realidad han sido concebidos para que el publicador los pueda analizar con la persona.

2. ¿Cuáles son algunas características de esta sección?

2 Características. Tanto el título como los subtítulos están en forma de preguntas para hacérselas a la persona como parte del análisis. Los textos clave se citan, no se copian, con el fin de que la persona se beneficie de leer directamente de las páginas de la Palabra de Dios. Los párrafos son cortos, de modo que puedan estudiarse en la misma puerta. Además, cada artículo remite al libro Enseña, para que se nos haga más fácil hacer el cambio al libro en el momento oportuno.

3. De casa en casa, ¿cómo podemos utilizar los artículos para iniciar estudios en las puertas de los hogares?

3 Cómo usar los artículos. Al ofrecer las revistas, plantee una pregunta que despierte el interés de la persona en el tema general del artículo. Por ejemplo, el número del 1 de enero habla sobre el valor de la Biblia. Podría decir: "¿Considera usted que la Biblia es la Palabra de Dios o le parece que solo es un buen libro? [Permita que responda.] Tengo algo interesante sobre el tema". Señale la primera pregunta, lea el primer párrafo y busque el texto citado. Vuelva a leer la pregunta y pida los comentarios de la persona. Abarque tanta información como sea prudente, utilizando las preguntas numeradas para ir en orden. Antes de despedirse, dirija la atención a la siguiente pregunta y fije una fecha para volver a analizarla. Regrese cada semana para estudiar más del artículo hasta que le lleve el siguiente número. Otra opción es usar el método directo y sencillamente ofrecerle un curso bíblico a la persona. Se puede demostrar cómo se lleva a cabo utilizando el artículo de la revista.

4. Al hacer revisitas, ¿cómo se pueden usar estos artículos?

4 Por otro lado, esta sección también puede servir en las rutas de revistas y al hacer revisitas. Podría decir: "Hay una sección nueva en La Atalaya. Permítame mostrarle de qué se trata". Pedimos en oración a Jehová que esta nueva sección logre que muchas más personas "lleguen a un conocimiento exacto de la verdad" (1 Tim. 2:4

 ENSEÑANZAS DE LA PALABRA DE DIOS

¿Por qué aprender acerca de Dios?

Este artículo le permitirá encontraren su propia Biblia la respuesta a algunas preguntas que tal vez se haya hecho. Si lo desea, los testigos de Jehová pueden analizar estas preguntas con usted.

1. ¿Por qué aprender acerca de Dios?

Dios tiene un mensaje de esperanza para la humanidad. Y ese mensaje se encuentra en la Palabra de Dios. En realidad, la Biblia es como una carta que nos ha enviado nuestro Padre celestial. (Lea Jeremías 29:11.)

2. ¿Qué mensaje tiene Dios para nosotros?

Ningún gobierno ha podido acabar con la violencia, las injusticias, las enfermedades ni la muerte. Pero Dios ha prometido traer un gobierno justo que terminará para siempre con el sufrimiento de toda la humanidad. (Lea Daniel 2:44.)

3. ¿Por qué es importante que aprendamos acerca de Dios ahora?

Dios acabará muy pronto con toda la gente mala. Pero antes está enseñando a millones de personas a amar al prójimo y disfrutar de una vida mejor. En la Biblia aprendemos a hacer frente a los problemas, ser felices y agradar a Dios. (Lea Sofonías 2:3.)

4. ¿Quién es el autor de la Biblia?

La Biblia se compone de 66 libros escritos por unos 40 hombres. Los cinco primeros los escribió Moisés hace tres mil quinientos años, mientras que el último fue escrito hace mil novecientos años por el apóstol Juan. Ninguno de aquellos hombres escribió sus propias ideas, sino las de Dios. Por tanto, el autor de la Biblia es Dios. (Lea 2 Timoteo 3:16 y 2 Pedro 1:21.)

¿Por qué podemos estar seguros de que la Biblia viene de Dios? Porque predice el futuro con total exactitud, algo imposible para el ser humano (Isaías 46:9, 10). Por otro lado, en cada una de sus páginas está reflejada la maravillosa personalidad de Dios. Y además, tiene el poder de cambiar por completo la vida de la gente. Por estas razones, millones de personas están convencidas de que Dios es el autor de la Biblia. (Lea Josué 23:14 y 1 Tesalonicenses 2:13.)

5. ¿Qué se necesita para entender la Biblia?

Jesús fue un sobresaliente maestro de la Palabra de Dios. En su tiempo, muchas personas conocían las Escrituras, pero en realidad no las entendían. A fin de aclararles su significado, él les citaba versículos y luego se los explicaba. Esta sección empleará el mismo método para ayudarle a usted a entender mejor las enseñanzas bíblicas. (Lea Lucas 24:27, 45.)

Estamos seguros de que le encantará aprender de Dios y del propósito de la vida. Eso sí, no a todo el mundo le agradará que usted quiera conocer la Biblia. Pero es importante que lo haga. Según la propia Biblia, quienes aprendan de Dios podrán vivir para siempre. (Lea Mateo 5:10-12 y Juan 17:3.)

Cántico 17

                              gomezburgara@hotmail.com

 

 

 

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.