domingo, 8 de enero de 2012

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático 2012.-9 de en. Lectura de la Biblia: Isaías 29 a 33

9 de en. Lectura de la Biblia: Isaías 29 a 33 
Núm. 1: Isaías 30:15-26
Núm. 2: ¿Fueron creados los humanos para vivir unos cuantos años y luego morir? (rs pág. 431 párrs.1-3)
Núm. 3: ¿Cómo podemos santificar el nombre de Dios aunque seamos imperfectos? (Mat. 6:9)
Lectura de la Biblia: Isaías 29 a 33.
*** w06 1/12 pág. 11 Puntos sobresalientes del libro de
Isaías (parte 1) ***
30:15. Jehová nos salvará solo si demostramos fe 
‗descansando', es decir, dejando de buscar la salvación 
por medios humanos. También daremos prueba de que 
confiamos en el poder protector de Jehová 
manteniéndonos ―sosegados‖, o sea, libres de temor.
30:20, 21. ‗Vemos' a Jehová y ‗oímos' su voz salvadora 
cuando atendemos a lo que nos dice mediante su Palabra 
inspirada, la Biblia, y ―el esclavo fiel y discreto‖ (Mateo 
24:45).
Núm. 1: Isaías 30:15-26.
Núm. 2: ¿Fueron creados los humanos para vivir unos cuantos años y luego morir? (rs pág. 431 párrs.1-3)
*** rs pág. 431 Vida ***
¿Fueron creados los humanos meramente para vivir
unos cuantos años y luego morir?
Gén. 2:15-17: ―Procedió Jehová Dios  a tomar al 
hombre [Adán] y establecerlo en el jardín de Edén para 
que lo cultivase y lo cuidase. Y también le impuso Jehová 
Dios este mandato al hombre: ‗De todo árbol del jardín 
puedes comer hasta quedar satisfecho. Pero en cuanto al 
árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo no debes 
comer de él, porque en el día que comas de él 
positivamente morirás.'‖ (Dios no habló aquí de la muerte 
como de una circunstancia inevitable, sino como de lo que 
se derivaría del pecado. Estaba instando a Adán a evitarla. 
Compárese con Romanos 6:23.)
Gén. 2:8, 9: ―Plantó Jehová Dios un jardín en Edén, 
hacia el este, y allí puso al hombre que había formado. Así 
Jehová Dios hizo crecer del suelo todo árbol deseable a la 
vista de uno y bueno para alimento y también el árbol de la 
vida en medio del jardín.‖ (Después del pecado de Adán, 
la pareja humana fue echada de Edén para que no 
comiera del árbol de la vida, de acuerdo con Génesis 
3:22, 23. De modo que parece que, si Adán hubiera 
permanecido obediente a su Creador, con el tiempo Dios 
le habría permitido comer de aquel árbol como símbolo de 
que habría demostrado que merecía vivir para siempre. La 
presencia del árbol de la vida en Edén señalaba a tal 
perspectiva.)
Sal. 37:29: ―Los justos mismos poseerán la tierra, y 
residirán para siempre sobre ella.‖ (Esta promesa muestra 
claramente que el propósito fundamental de Dios respecto 
a la Tierra y la humanidad no ha cambiado.)
Núm. 3: ¿Cómo podemos santificar el nombre de Dios aunque seamos imperfectos? (Mat. 6:9)
*** w04 1/2 pág. 9 "Señor, enséñanos a orar" ***
Amor por el nombre de Jehová
5
La primera petición da prioridad a lo más importante 
cuando dice: ―Santificado sea tu nombre‖ (Mateo 6:9). 
En efecto, tal santificación debe ser primordial para 
nosotros, ya que amamos a Jehová y detestamos ver todo 
el oprobio que se ha arrojado sobre su  nombre. 
Al rebelarse e inducir a la primera pareja humana a 
desobedecer a Jehová, Satanás difamó el nombre de 
Dios, pues puso en entredicho la manera como Él ejercía 
su soberanía universal (Génesis 3:1-6). Además, el 
nombre de Jehová ha sido deshonrado a lo largo de los 
siglos debido a los vergonzosos actos y enseñanzas de 
quienes han afirmado representarlo.
6
El hecho de que oremos por la santificación del 
nombre de Dios indica cuál es nuestra postura en la 
cuestión de la soberanía universal: de apoyo total al 
derecho de Jehová a gobernar el universo. El Creador 
desea que este sea habitado por criaturas inteligentes que 
de buena gana y con gozo se sometan a su justa 
soberanía porque lo aman a él y aman todo lo que su 
nombre representa (1 Crónicas 29:10-13;  Salmo 8:1; 
148:13). El amor que sentimos por el santo nombre divino 
nos impedirá hacer algo que pueda deshonrarlo (Ezequiel 
36:20, 21; Romanos 2:21-24). Puesto que la paz del 
universo y de sus habitantes depende de la santificación 
del nombre de Jehová y de la sumisión amorosa a su 
soberanía, el ruego ―santificado sea tu nombre‖ constituye 
una expresión de nuestra confianza en que el propósito de 
Jehová se cumplirá para su alabanza (Ezequiel 38:23).


--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.